Nueva ley de fomento a las Pymes

El Congreso aprobó la Ley PyME, que impulsa a las pequeñas y medianas empresas para que puedan seguir creciendo y generando puestos de trabajo.

La Ley se aprobó en tiempo récord y logró un amplio consenso en ambas cámaras. Fue desarrollada en acuerdo con los distintos sectores políticos y empresarios y se espera que contribuya a la reactivación de la economía y la generación de empleo entre las pequeñas y medianas empresas.

La Ley estimula la competitividad de cuatro maneras: 1) simplifica el papelerío y la burocracia, 2) elimina impuestos, 3) fomenta las inversiones y 4) mejora el acceso al financiamiento.

Impulsamos un Estado que remueva los obstáculos y que promocione con incentivos la generación de empleo genuino y de calidad en el camino hacia Pobreza Cero.

IMPORTANCIA DE LAS PYMEs

Las PyMEs Argentinas son una parte fundamental del aparato productivo. El 98% de las empresas en la Argentina son PyMES. No sólo generan el 70% del empleo privado formal, sino que además la mayoría de los jóvenes comienza su carrera profesional en una de ellas. Son más de 4,2 millones de personas que se dignifican todos los días trabajando en ellas.

Entre 2012 y 2015 cerraron 8.500 PyMEs y en la última década aumentó el peso de las grandes empresas frente a las pequeñas y medianas. Es de vital importancia ayudar a las PyMES a desplegar toda su fuerza transformadora y generadora de empleo de calidad.

QUÉ PROPONE LA LEY

La Ley PyME crea un marco legal que elimina impuestos, permite compensar el impuesto al cheque, da más tiempo a las PyMEs a pagar el IVA y simplifica una serie de trámites, entre otras cosas.

Las PyMEs podrán pagar el IVA a 90 días, en lugar de los 30 días actuales. Como muchas PyMEs cobran sus ventas 90 días después de vender sus productos o servicios, se veían obligadas a pagar el IVA antes de cobrar. Esta extensión les permite un desahogo financiero fundamental, que vienen pidiendo desde hace mucho tiempo.

Además, la ley elimina para las PyMEs el impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, y permite una mayor compensación del Impuesto a los Créditos y Débitos Bancarios, también conocido como “Impuesto al Cheque”.

También se eliminan tiempos burocráticos mediante reducción de retenciones y trámites, disminuyendo el ahogo impositivo y concentrando los recursos de las PyMEs en tareas productivas y comerciales.

Además, se mejora a las PyMEs el acceso al financiamiento con el plan “Primer Crédito PyME”, que tendrá plazos de hasta siete años y montos de hasta 10 millones de pesos, a través del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE). También ampliamos el porcentaje asignado al descuento de cheques en la Línea de Crédito de Inversión productiva, para que más PyMEs puedan acceder a financiamiento de corto plazo.

Se mejoran las capacidades de financiamiento ampliando el cupo prestable de la banca comercial (63.000 millones de pesos adicionales en el segundo semestre), también a través del mercado de valores, y se permite a empresas en situación de crisis solicitar un subsidio al pago de salarios para evitar el despido de personal y así proteger el empleo y cuidar a la gente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: